Inicio OPINION Galleros piden que no se prohíban peleas

Galleros piden que no se prohíban peleas

160
0

Por: Lola Pórtela

A mediados de agosto, la senadora Esmeralda Hernández, del Pacto Histórico, radicó un proyecto de ley ante el Congreso de la República que pretende revertir la excepción consagrada en la ley 84 de 1989, que no cataloga como conducta cruel las peleas de gallo.

Según la congresista, este tipo de prácticas deben ser prohibidas. En su cuenta de Twitter escribió:

“Respetamos el derecho a la protesta, pero no compartimos prácticas de tortura animal como las peleas de gallos.  Son espectáculos donde los mutilan, drogan y ponen armas cortantes que aumentan su sufrimiento a cambio de una plata de una apuesta. ¡Inaceptable!”

En ese sentido, la Senadora parece que no tiene en cuenta la traducción, de muchos pueblos de Colombia, además de la afectación económica para el gremio.

Tampoco les están ofreciendo otras alternativas de ingresos.

De acuerdo con el gremio: “las peleas de gallo logran movilizar más de $4 billones anuales para la economía del país”. Además, se estima que más de 180 mil personas serían desplazadas a condiciones de pobreza, en caso de que se prohíba esta actividad.

“El mayor porcentaje de las personas que trabajan en esto de la gallística, son personas de estrato 1 y 2, que tienen más de 40 años en el oficio. La vida laboral en Colombia es muy difícil, ¿quién los va a contratar? Nosotros, en aras de que nuestra actividad siga, estamos dispuestos regular muchos aspectos, pero es necesario conversar”, expresó Campo Elías Manotas, presidente de la Federación Nacional de la Gallística en Colombia, Fenagaco.

“Necesitamos ser escuchados por el Congreso. Sentimos que están usando información de Facebook y de redes sociales para construir un imaginario errado sobre los galleros y no está teniendo en cuenta la realidad económica que nos rodea. Con diálogo podemos construir”, expuso Hugo García, miembro de la Fenagaco.

Además, los galleros del país, son un gremio que, desde la Guajira, hasta el Amazonas realizan sus eventos locales, nacionales y hasta internacionales. Nada raro que mañana prohíban entrenar los caballos de paso.

En su defensa animalista, la senadora Esmeralda Hernández describe el proceso por el que pasan los gallos de peleas, así:

“En el proceso de preparación del gallo para la pelea se les mutila la cresta y la barbilla, para evitar que el oponente pueda sujetarlo con facilidad. Esto lo hacen cuando el animal tiene entre cuatro y seis meses de edad”.

Extraña moral o sentimiento de quienes defienden la vida del animal, pero le apuestan al aborto. Eso sí es ¡inaceptable!, pues es un crimen, un asesinato, donde en muchos casos se desgarra, se mutila, cada miembro del bebé, mientras él da un grito silencioso, porque con certeza siente temor y mucho dolor, y su tumba es el vientre de su propia madre.