Inicio INFRAESTRUCTURA En San Andrés cabalga proyecto corrupto

En San Andrés cabalga proyecto corrupto

96
0

Por : Lola Pórtela

A puertas de terminar éste periodo de los gobernadores en Colombia,  en el archipiélago de San Andrés se descubre el contrato asignado “a dedo” para construir un hipódromo.

Y la idea es del propio gobernador de San Andrés, Everth Hawkins Sjogreen. Según él, la ley le permite impulsar esta obra y la justifica porque argumenta que “hace parte de la cultura raizal”.

Y el asunto llamó la atención, porque luego de tanto huracán, San Andrés se convirtió en una de las poblaciones de Colombia que más necesidades presenta en los últimos años. Recordemos que nuestras bellas islas fueron azotadas por el huracán Iota en 2020; en plena pandemia, y eso dejó arrasadas las islas y echó a tierra gran parte de las viviendas de sus habitantes.

Las Islas colombianas evidenciaron la corrupción en ese momento, pues siendo un lugar turístico internacional, no  contaban, ni cuentan aún, con  refugios suficientemente dotados para propios y visitantes.

Y es que el invierno siempre desnudará lo que ya se sabe: la “platica” para prevención del riesgo (Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres -UNGRD) la hacen “humo” en las regiones de Colombia. Y eso también le sucedió, no sólo a la isla de San Andrés, sino también a Providencia y Santa Catalina.

Todo lo anterior tiene en el “ojo del huracán”, nacionalmente, al gobernador Everth Hawkins Sjogreen. Y además, causa enojo entre los habitantes de las islas.

Y que es evidente que en las Islas, no se han superado los temas sociales de la población, no se han fortalecido las infraestructuras de las islas, ni tampoco se han visto los apoyos para ayudar apalancar a los comerciantes locales que salieron afectados. Sin embargo, se gesta, en la Gobernación, la construcción millonaria de un hipódromo.

El asunto conlleva a más aristas, pues el polémico hipódromo, presuntamente, ya tiene hasta quien lo construya. Como quien dice, licitación no hubo, porque el contrato es “a dedo”, y por un valor de $29.000 millones.

Por su parte, la Contraloría departamental hizo una auditoría a la contratación interadministrativa, en la cual advierte: falta de planeación, seguimiento, control e idoneidad, pero claro: si esto se queda allá en las islas, en lo regional, no pasará nada. Y cuando este gobernador de turno deje su cargo, el tal hipódromo sería otro  “elefante blanco”,  pues el siguiente gobernador con certeza no cargaría con ese “pesado elefante”. Y como muchas obras que hoy están abandonadas en el país, en zonas apartadas de Colombia, no pasará nada. Sólo que el dinero desaparecerá.

Gobernador de San Andrés Everth Hawkins Sjogreen

Escuchamos en la W a Everth Hawkins, el gobernador de San Andrés, decir que: “este es un tema que tiene más de 20 años en proceso, que la comunidad raizal ha pedido y se encuentra dentro del Plan de Desarrollo”.

Tal parece que al gobernador de San Andrés se le olvida que un “Plan de Desarrollo sienta las bases para atender las necesidades insatisfechas de la población y para mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos.”

En cuanto a la intermediación que tendrá el Fondo Mixto del Valle, el gobernador aseguró, en el mismo medio de comunicación que: “lo autoriza la ley; habría que cambiar la ley. La norma lo permite, lo que no prohíba la ley se puede hacer”.

Frente a la polémica  el ex gobernador de San Andrés y veedor, Álvaro Archbold, indicó:  “El proyecto se comenzó a construir a principios de 2017, sin permisos de la corporación ambiental. Además, en San Andrés no hay una cantidad de caballos suficientes para construir una pista de semejante magnitud”.

El ex gobernador Archbold enfatizó también que: “el terreno para este proyecto se encuentra ubicado en una zona forestal”. 

Por donde se le mire, el tal hipódromo es un exabrupto. Una “oda a la corrupción”, que pretenden justificarle al país.

Cabe precisar que la Contraloría ya revisó 17 de 40 contratos y en ellos halló detrimento patrimonial cercano a los 2 mil millones de pesos.

Valdría la pena que el Contralor Nacional observara y le contara al país lo que  realmente sucede en las Islas.

Queda claro que al gobernador actual de San Andrés no le importan las necesidades de su pueblo, o simplemente las “desconoce”, pues con certeza no es su realidad. Bien dicen que quien no se pone en los zapatos del otro, no sabe dónde le tallan.

Ojalá el gobernador de San Andrés Everth Hawkins Sjogreen entienda que la construcción de un hipódromo es considerada por la nación como  una obra innecesaria teniendo en cuenta que en el archipiélago existen muchas necesidades básicas insatisfechas, y un escenario como este solo beneficiará a los dueños de la obra, no a la población.

El país, su constituyente primario, ese que pone el voto, debe entender que un gobernante, es elegido para resolver lo que su pueblo necesita, no para dejar obras con el sello y nombre propio.  ¡No más corrupción!

“El mandatario isleño, estuvo en detención domiciliaria. Y afronta aún una investigación por presuntos malos manejos a raíz de un “contrato de diseño, diagramación e impresión de material publicitario con mensajes de mitigación”, como aseveró la Fiscalía al anunciar la imputación por los delitos de contrato sin cumplimiento de requisitos legales y peculado por apropiación.”