Inicio OPINION ¡Cuida tu “caja” del cáncer!

¡Cuida tu “caja” del cáncer!

156
0

Por Lola Pórtela

¿Sabías que tu piel es como una caja que protege todos tus órganos?

Además es también el órgano más grande o extenso del cuerpo.

Y es que tanto nuestra piel y sus derivados, como el cabello, uñas y las glándulas sebáceas y sudoríparas, conforman el sistema tegumentario.

Y pues por eso nuestra “caja” debe estar muy sana porque entre las principales funciones de la piel está la protección. Cuando ella se enferma, se reseca, y nos está alertando, pues algo interno está mal o algo externo la lastimó, hay pieles muy delicadas, otras resistentes, pero siempre debemos cuidarla.

La piel tiene como función el aislamiento y la protección del cuerpo frente a las agresiones externas: tóxicas, químicas, mecánicas, calor, frío, radiación ultravioleta y microorganismos patógenos.

Por estos días, escuchamos a hablar de la contaminación del medio ambiente, pero poca atención le prestamos. Tal vez, lo vemos como afectación a suelos, mares, etc. Casi nunca imaginamos que nos toque la piel, por ejemplo.

Es importante comprender que los rayos UV, son invisibles y  forman parte de la energía que viene del sol. Y esa  radiación UVB causa las quemaduras de sol, oscurecimiento y engrosamiento de la capa exterior de la piel, y forma el melanoma y otros tipos de cáncer de piel. También puede causar problemas en los ojos y el sistema inmunitario.

La exposición permanente y prolongada de la piel a lámparas de luz que deban iluminar el ambiente del hogar o del trabajo también perjudica esa “caja”.

Por eso, el melanoma cada día es más común en los periodistas, en actores y en general en el personal de los medios de comunicación porque estamos  expuestos a estos rayos, mientras desempeñamos nuestra labor. Trabajar, sin protección solar, durante muchas horas en espacios con luces encendidas, perjudica enormemente y para siempre nuestra piel.

Debemos usar siempre protector porque mitiga el daño, pero éste preferiblemente debe ser medicado por un dermatólogo.

No somos iguales y nuestra piel también es diferente en cada ser humano, no solo por el color, sino por las necesidades especiales o específicas, por eso es el especialista de esa “caja”, quien sabrá lo que necesitamos y la protección adecuada. ¡Cuidado! algunos productos son sólo  cosméticos, y por eso no cumplen la labor de proteger realmente nuestra piel.

Por otro lado, cuando tengas que maquillar la piel por asuntos  profesionales, estética o gusto. Es fundamental desmaquillarnos completamente, dejarla limpia después de la actividad y antes de ir a dormir.

Nos enseñan a revisar las mamas. Y es una rutina preventiva que tanto mujeres como hombres debemos practicar, pues el cáncer de seno, no respeta sexo. 

Sin embargo, pocas veces nos dicen que es importante revisar nuestra “caja”: nuestra piel y es muy importante. Y al hacerlo jamás  dejemos pasar por alto el cambio de tamaño, de color en un lunar; siente su textura. Observa si hay dolor o sensibilidad en una región de la piel que no cesa o que resurge constantemente. Cambios en la superficie de un lunar: supuración, descamación, sangrado o surgimiento de algún abultamiento o protuberancia, si pica. Y frente a uno solo o varios síntomas de las anteriores: consulta de inmediato con el dermatólogo, puede ser la alerta de un cáncer de piel.

Los dos tipos de cáncer de piel más comunes son: el carcinoma baso celular y el carcinoma espino celular, y tienen altas probabilidades de curación, pero pueden causar desfiguración y ser costosos para tratar.

El melanoma es el tercer tipo de cáncer de piel, pero es el más peligroso y causa la mayor cantidad de las muertes.

El melanoma es el tipo más grave de cáncer de piel, se forma en las células (melanocitos) que producen melanina, el pigmento que le da color a la piel. Y los expertos lo consideran el más peligroso, debido a su tendencia a propagarse a otras partes del cuerpo, incluidos los órganos vitales, si no se descubre y se trata a tiempo.

¡Cuida tu caja!, cuida tu vida, por ti, y los seres que amas.