Inicio OPINION ¿Los Diálogos Regionales Vinculantes tienen una verdadera participación de las comunidades?

¿Los Diálogos Regionales Vinculantes tienen una verdadera participación de las comunidades?

248
0

Por : Fernando Buitrago Agudelo

Estudiante de Maestría en Construcción de Paz – Universidad de los Andes

Líder Social del Sur del Meta

Los Diálogos Regionales Vinculantes son una apuesta de participación del Gobierno Petro por escuchar a las comunidades de territorios. Sin embargo, en comunidades que habitan regiones de periferias y donde el conflicto armado se ha recrudecido se escuchan voces que cuestionan que tan incluyente ha sido.

Algunos líderes y lideresas donde se han desarrollado estos espacios afirman que tienen desconocimiento de la metodología, que carecen de equipos tecnológicos para inscribir las propuestas con el fin de evitar los traslados desde sus veredas o municipios, algunos con 3 hasta 4 horas de camino, y que por lo tanto les ha toca desplazarse con gran esfuerzo al lugar de la reunión.

A pesar del ajuste realizado a la metodología tras los primeros días de haberse lanzado la estrategia, las comunidades insisten en señalar que los espacios nada tienen que ver con una participación efectiva. Por el contrario, los facilitadores entregan unos formularios, los dirigen a las estaciones según el tema de intereses del ciudadano/a, y que esto se convierte en algo muy técnico. Para las comunidades que han asistido a los primeros Diálogos Regionales Vinculantes, señalan que no ven esto como un gran diálogo sino como el cumplimiento de un requisito que tiene el gobierno para el PND 2022-2026.

Dos experiencias de las que podemos aprender en el Llano

Para la muestra los Diálogos Vinculantes de Montería, desarrollado el jueves 13 de octubre. Las comunidades no ven con buenos ojos que el Gobernador y Congresistas tengan un rol protagónico en la mesa principal, dado que las comunidades en los últimos años han visto como estos dirigentes políticos han estado inmersos en investigaciones sobre corrupción, sobre todo en la malversación de los recursos públicos. Mejor haría el Gobierno Nacional dando un rol protagónico en estos espacios a la ciudadanía que no han tenido la oportunidad de ser escuchadas para expresar sus más sentidas necesidades, ven es como el micrófono lo tienen esta clase de dirigentes.

Una lideresa manifestó que “los formularios para dejar las propuestas son muy cerrados y no permiten expresar de manera abierta lo que desean, la gente quería hablar y no se pudo, ni siquiera a los estudiantes los dejaron expresarse bien, al final el espacio se cerró bajo la excusa de garantías de seguridad porque había jóvenes de la primera línea y que tenían papas bomba”.

Otro caso, Ocaña. Este mismo llamado fue realizado unos días antes por parte de líderes y lideresas durante el Diálogo Regional Vinculante desarrollado en la región de Ocaña, Norte de Santander, los días 11 y 12 de octubre, donde señalaban que muchos campesinos tuvieron que desplazarse varias horas desde sus veredas para poder participar, dado que estos espacios se están haciendo en ciudades principales.

Los diálogos vinculantes en el Llano

Según el cronograma del DNP, para la subregión llanera se tiene programado desarrollar el Diálogo Regional Vinculante para el 1 de noviembre, con la asistencia del ministro de Justicia Néstor Osuna en la ciudad de Villavicencio.

Clave sería reconsiderar que este diálogo sea desarrollado en esta ciudad, pues si bien sus habitantes tienen el mismo derecho que los demás, este diálogo sería apropiado desarrollarlo en municipios afectados por el conflicto armado como lo es Vista Hermosa, o la ciudad de Granada. Con esto por lo menos se hacen más accesibles para las comunidades campesinas excluidas de la toma de decisiones por parte de las entidades del Estado y afectadas por el conflicto armado. Y es que no se puede perder la oportunidad de escuchar e incorporar en el Plan de Desarrollo las preocupaciones y propuestas de las comunidades de municipios críticos en la lucha contra la deforestación y las políticas de paz como Vista Hermosa, Uribe, Puerto Rico, Mesetas, Puerto Concordia, la Macarena etc.

Las comunidades desean ser escuchados bajo un diálogo franco donde puedan interactuar con funcionarios de alto nivel que les puedan dar respuestas y un cierto nivel de esperanza de que sus exigencias van a ser tenidas en cuenta en el nuevo Plan de Desarrollo del Gobierno Petro.

Una participación efectiva e incidente es lo que vienen exigiendo las comunidades. Las comunidades no están de acuerdo en que estos escenarios participativos liderados por el Gobierno Nacional sean escenarios para que las casas políticas que han gobernado en las últimas décadas los utilicen como escenarios para protagonismos políticos con miras a próximas elecciones regionales.

Esperemos que el Diálogo Regional Vinculante programado para la subregión llanera, sea un escenario propicio para aquellas comunidades que no han logrado ver la soñada paz, y que tampoco han tenido espacios participativos incidentes con las entidades del Estado. Por lo regular los gobiernos anteriores le han dado el poder a las casas políticas para que decidan el futuro del departamento al igual que la administración de los recursos, recursos en la actualidad que las comunidades afectadas por el conflicto armado siguen esperando, sobre todo en los municipios al Sur del Meta.