Inicio JUDICIAL “Lo dejé sin cabeza” sin parpadear relató soldado ante la JEP por...

“Lo dejé sin cabeza” sin parpadear relató soldado ante la JEP por falso positivo  

356
0

Este testimonio fue ante la audiencia de Justicia Especial para la Paz, el soldado retirado Juan Carlos Soto del batallón “La Popa” de Valledupar, contó detalles del momento en que asesinó al indígena Kankuamo, Eder de Jesús Montero para hacerlo pasar como una baja en combate.

Testimonio como estos fueron brindados por 12 exmilitares, donde reconocieron su responsabilidad ante la JEP y los familiares de las víctimas, por 127 falsos positivos

El Relato del soldado Soto inició así, diciendo que el joven le pidió agua, con temor porque presentía que lo iban a matar: “Me dijo ´ ¿me puedes regalar agua? ´, le dije ´claro´, saqué la cantimplora, le di en el vaso mío donde yo tomaba café. Después me dijo ´déjame orinar, que yo sé que me van a matar´ yo le dije ´no, no te vamos a matar, vamos para una operación, tranquilo”, relató el exmilitar.

De inmediato siguió diciendo que su teniente, le ordenó matarlo: “Lo dejé orinar y mi teniente me dice ´en la curvita lo matas´”, dijo a la familia y a la JEP que nunca iba a olvidar ese momento.

Después de eso relató con voz pausada, pero decidido a contar cada detalle, que, por tener su arma de dotación dañada, no le dio un tiro, sino que le soltó una ráfaga. “Doctor y familia de las víctimas, tenía mi fúsil dañado, el seguro se me bajaba

Después de eso relató con voz pausada, pero decidido a contar cada detalle, que, por tener su arma de dotación dañada, no le dio un tiro, sino que le soltó una ráfaga: “Doctor y familia de las víctimas, tenía mi fúsil dañado, el seguro se me bajaba muy fácil, no había podido llegar al batallón para que me lo cambiaran o me lo arreglaran.

Cuando fui a asesinarlo, se me fue una ráfaga y ese muchacho, con el dolor de la familia aquí, lo dejé sin cabeza, lo asesiné y lo dejé sin cabeza al pobre muchacho, por eso le digo que nunca se me va a olvidar”, agregó.

Según la JEP, entre 2002 y 2008, por lo menos 6.402 personas fueron asesinadas de manera ilegítima para ser presentadas como bajas en combate, por parte de la fuerza pública en todo el territorio nacional. Concentrando el mayor número de casos en Antioquia, Costa Caribe, Norte de Santander, Huila, Casanare y Meta.