Inicio DESTACADOS Y la encuesta, ¿Cuánto cuesta?

Y la encuesta, ¿Cuánto cuesta?

208
0

POR RAÚL AMÓRTEGUI NIÑO

Vivimos al margen de todos los artificios que se ponen en juego en época de campañas electorales. El ciudadano que ejerce el voto, llega a esta determinación luego de sortear obstáculos que atentan a su razonamiento sobre la realidad, centenares de mensajes encubiertos con palabras estudiadas por los neuro-linguistas de cada bando   llegan como el tintico diario con el cual nos agasajamos, en la  tertulia callejera, en el mejor caso el foro casero, frente al adormecedor televisor.

En este Casanare que llegó tarde a los medios de comunicación por su connotación de provincia de tierras repartidas al “ojo de buen cubero” como se acostumbra simplificar la acción de otorgar, repartir, dar, sin juicios legales o medidas ciertas. Esas tierritas crearon las primeras generaciones de señores gamonales, terratenientes, o feudales encomenderos, modalidad tradicional en Boyacá.

Esas sociedades que se derivan de la forma de repartición de la tierra, están vigentes en este llano donde aún se recuerda el término “blanquito”, como el patrón del hato en el cual conviven animales con trabajadores de campo. Desde esos latifundios surgió un individuo que se involucró en miles de campañas por la supervivencia y su entender de libertad.

El habitante de la llanura, ha escuchado todo, con esa cualidad que le da el inmenso paisaje que lo conecta con aves, aire, tempestades, ríos. Y claro, el parlotear de los hombres. En estos días de renovación de “blanquitos políticos” un nuevo ventarrón le mueve el sombrero. Es el que parte de las encuestas que le “ayudan a pensar” para elegir. Empresas forjadoras de opinión manejadas por políticos activos (Espectador mayo10,2018), cuestionadas incluso por El consejo Nacional Electoral (resolución 0894 de 2018),por incumplimiento a la ley electoral. Estas empresas que manipulan las tendencias de voto, además cobran millonarias sumas y los nuevos demócratas que aspiran a un puestico con el estado, o pagan o se van.

Los costo de las encuestan se suma a las atenciones que los políticos hacen para acariciar el afecto de los votantes, y ya todos saben de que se trata. El valor sumado, lo paga es usted amigo lector, por desinformado de la historia. Entérese, no sea parte del hato electoral. DIGO.