Inicio DESTACADOS Los ‘buses ducha’ que diseñaron para beneficiar a los habitantes de calle...

Los ‘buses ducha’ que diseñaron para beneficiar a los habitantes de calle en Cali

464
0

En Yumbo, los buses intermunicipales están transformándose para eso, para librar a los habitantes de calle del barro que los envuelve en su travesía sin rumbo. Precisamente, la Fundación Expreso Palmira adecuó uno de sus autobuses para darle nuevas oportunidades y dignificar a esta población desde algo tan básico como darse un baño.

Ese es el primero de los llamados ‘Buses del Cambio’, explica Javier Jaramillo, representante de la Fundación Expreso Palmira y promotor de esta iniciativa. “El agua dignifica y algo que parece tan elemental como un baño, que muchos lo podemos tener a diario y no lo apreciamos, ayuda a la gente a tener una mejor percepción de sí misma y a mejorar su estado de ánimo y ¿por qué no? A cambiar su vida”, señala.

Atrás quedaron las sillas que durante años colmaron la cabina y los compartimientos donde los pasajeros guardaban paquetes y maletas durante los viajes. Hoy, el bus está dividido dos partes: una en la que hay dos regaderas para hombres y otra en la que dos duchas esperan por mujeres. En la parte trasera hay dos tanques con capacidad de almacenar 4000 litros de agua, suficientes para bañar a 100 personas en un día.

“Lo que queremos es que se involucre todo el mundo, porque darle una mano a la gente que está pasándola mal en la calle es una obligación de todos. Si a la gente se le ayuda, puede salir adelante y dejar las calles”, asegura Jaramillo, quien convoca a empresas privadas y organizaciones sin ánimo de lucro a sumarse a la iniciativa con donaciones de elementos de aseo personal y ropa.

Pero poner al servicio los buses es tan solo el primer paso. Para que el cambio empiece a tomar forma aún se requiere jabón, champú, acondicionador, máquinas de afeitar, crema dental, cepillos de dientes. Lo necesario para dejar atrás, al menos por unas horas, el olor penetrante de la calle.

El proyecto, comenta Jaramillo, se basa en un símil realizado en Costa Rica que se llama ‘Chepe se baña’. Con ese mismo modelo del bus ducha, en las calles de San José, se acercaron a las zonas deprimidas y, poco a poco, los habitantes de calle fueron saliendo de las ‘ollas’ para asearse. Entonces, el cambio empezó con unas pocas de agua; ahora se está recuperando a aquellas personas que estaban sumidas en el consumo de drogas y se alejaron de sus hogares.

Un bus puede ser más que un cajón con ruedas. Hay quienes entre las latas ven un restaurante móvil, una casa rodante, una sala de cine portátil. O quizás, también, una oportunidad para salir, literalmente, del barro.

Redacción el País.