Inicio OPINION La “resurrección” de Lula en Brasil

La “resurrección” de Lula en Brasil

139
0

Por: Lola Pórtela

Luis Inácio Lula da Silva fue electo presidente de Brasil, por tercera vez. Fue una contienda electoral muy reñida, y ganó por un estrecho margen a Bolsonaro, a quien muchos daban por ganador.

“Considero que tuve un proceso de resurrección en la política brasileña. Intentaron enterrarme vivo, y ahora estoy aquí para gobernar el país”, dijo este domingo Lula, al celebrar su triunfo.

Y es que Lula da Silva regresa al poder 12 años después de haber dejado la presidencia. Hace 3 años estuvo en la cárcel, condenado por corrupción. Y ese hecho parecía haber apagado su “brillo” político.

Su victoria y, de hecho, su participación en los comicios no habría sido posible si no hubiera sido porque la sentencia en su contra fue anulada.

En noviembre de 2019, tras pasar 580 días en prisión, y no poder participar en las elecciones presidenciales de 2018, la justicia brasileña le revocó, al ahora presidente electo, las condenas que había recibido por la llamada Operación Lava Jato.

El líder del Partido de los Trabajadores (PT) fue declarado culpable por los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero, pero en 2021 el Supremo Tribunal Federal (STF) revocó estas condenas. Y la explicación fue que a Lula: “no se le habían respetado sus derechos, durante el proceso llevado a cabo por el entonces juez Sergio Moro”.

Luis Inácio Lula da Silva, electo presidente de Brasil

Recordemos el sonado caso “Operação Lava Jato”, que hasta para serie de Netflix dio. Y con verdades y ficción “El Mecanismo”, muestra el escándalo de corrupción “Lava Jato” en Brasil, que llevó a la cárcel al político Luis Inácio Lula da Silva.

La Operación “Lavado de Autos” o “Lavado de Carros”, en portugués Operação Lava Jato, y que se traducible como «Operación lavado a presión», fue una investigación de la Policía Federal Brasileña, que bautizaron como Lava Jato, debido a que el primer sitio allanado fue el lavadero de autos en la estación de gasolina “Posto da Torre”, en Brasilia. Y, según la investigación del caso, allí era donde se iniciaban las maniobras de lavado de dinero.

Esta es considerada la mayor investigación de corrupción de la historia de Brasil, realizada por la Policía Federal de Brasil. La Operación se hizo pública el 17 de marzo de 2014, con el cumplimiento de más de una centena de citaciones en busca de prisión temporal, preventivas y conducción coercitiva, teniendo como objetivo “investigar el esquema de lavado de dinero, sospechoso de mover más de 2.640 millones USD”.

La operación recibió ese nombre debido también al uso de una red de lavanderías y estaciones de servicio para mover valores de origen ilícito. La Operación denunció cómo desviaron esos miles de millones de dólares, provenientes de la compañía petrolera estatal de Brasil, Petrobras, y los sobornos de las compañías constructoras, para favorecer a algunos de los políticos más poderosos del país.

Sin embargo, dada la excepcionalidad de sus acciones, los abogados acusaron la operación de “selectividad” y “parcialidad” en sus procedimientos, siendo “un caso penal que violó las reglas mínimas de defensa, para un gran número de acusados”.

La denuncia inicial la hizo el empresario Hermes Magnus, en 2008, cuando el grupo de acusados intentó lavar dinero en su empresa Dunel Industria y Comercio, fabricante de componentes electrónicos.

Y, a partir de esa denuncia “fueron emprendidas diferentes investigaciones que terminaron con la identificación de cuatro grandes grupos criminales, dirigidos por Carlos Habib Chater. Un negocio ilegal de transferencia de fondos que dirigían: Carlos Habib Chater, y su socio, Alberto Yousseff, quien fue descubierto por algunos oficiales durante una investigación de drogas en 2013, según dicen documentos de la investigación.

Con todo y mala reputación para algunos, el candidato izquierdista, de 77 años de edad, logró imponerse en la segunda vuelta. Y con más del 99,47% de las mesas escrutadas, Lula obtuvo el 50,87%, sobre 49,13%) de Jair Bolsonaro, que iba por su reelección. 

Cabe anotar que Lula da Silva es considerado en Brasil el presidente de los pobres, pues viene de allí, ya que fue un niño lustrabotas, que hoy conquista por tercera vez el poder en Brasil, a pesar que su vida política esta empañada por graves hechos de corrupción.