Inicio OPINION Economía Colombiana en Alerta

Economía Colombiana en Alerta

235
0

Por Lola Pórtela

Sin debate, sin escuchar a la población, ni a los gremios. La izquierda y los partidos políticos colombianos aliados lograron pasar la Reforma Tributaria a pupitrazo.

La Reforma salió a plenaria, tal como entró, sin modificaciones sustanciales.

Serán 22 billones de pesos, recaudados, mediante más impuestos; de los bolsillos de los colombianos, que según dice José Antonio Ocampo, el Ministro de Hacienda del Pacto Histórico, se destinarán a gasto social, programas ambientales y la paz.

Entre tanto el precio del dólar se disparó en Colombia, y en cuestión de 24 horas subió $137.

Durante la mañana del jueves 6 de octubre, Gustavo Petro empezó una cadena de mensajes en Twitter, relacionados con la inflación en el país y las tasas de interés del Banco de la República.

El dólar abrió en $4.585 y llegó a $4.657, lo que corresponde a la tercera cotización más alta de la historia en la economía colombiana. Y la tasa de cambio oficial de la tarde fue la más alta, superando el récord de $4.627 que se registró el 13 de julio de este año.

En su pronunciamiento, Petro cuestionó duramente las decisiones del Banco de la República de subir las tasas de interés, encaminadas a detener la inflación. Además, planteó la necesidad de poner un impuesto a los llamados capitales golondrinas.

Los capitales golondrina son aquellos que llegan a un país por un corto plazo y luego salen nuevamente. Por lo general estos capitales llegan para aprovechar oportunidades en coyunturas específicas. La capital golondrina puede tener ventajas a nivel sectorial, porque según expertos esas inversiones lo fortalecen.

También puede ser útil para controlar la devaluación de la moneda y de paso la inflación, y en algunos casos es una herramienta para mejorar la inversión extranjera y la competitividad del país.

Frente a la posibilidad de que el país imponga impuestos a los capitales golondrina, el exministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, dijo que: “sería un suicidio” para la economía, pues provocaría la estampida de capitales lo que llevaría a más devaluación e inflación.

La inflación anual en Colombia se ubicó en 11,44% en septiembre. Es decir, aumentó 6,93 puntos porcentuales más que la reportada en el mismo periodo del año anterior, cuando fue de 4,51%.

El alza del dólar viene desde hace varias semanas en los mercados de economías emergentes y obedece, también, a la incertidumbre por la posibilidad de una recesión mundial y la salida de capitales hacia EE. UU.

En evidente la preocupación en Colombia frente a una crisis que ya se inició.